lunes, 1 de abril de 2013

LA HISTORIA DE JEREMÌAS


JEREMIAS
Jeremías nació con un cuerpo deformado y una mente lenta. A la edad de 12 años no había pasado de 2º grado, y parecía que jamás podría aprender nada. Con frecuencia su maestra, se exasperaba con él porque solía estar en su banco moviéndose, babeando, y gruñendo. A veces hablaba claramente, como si un rayo de luz hubiera penetrado en la oscuridad de su cerebro.

Pero la mayor parte del tiempo Jeremías irritaba a su maestra.
Cierto día citó a sus padres para hablarles. Cuando ellos entraron en el aula vacía, la maestra les dijo: “Jeremías verdaderamente tiene que asistir a una escuela especial. No es bueno para él estar con niños más pequeños que no tienen problemas de aprendizaje. De hecho, tiene un atraso mental de cinco años con respecto a los otros alumnos”.
La mamá lloraba calladamente, y mientras su esposo le decía a la maestra: “Señorita, no hay ninguna escuela especial aquí. Y sería un golpe terrible para Jeremías si lo quitáramos de esta escuela. A él verdaderamente le gusta estar aquí”.
La maestra permaneció sentada durante un largo rato después que se habían ido los padres de Jeremías, contemplando a través de la ventana la nieve que caía y que parecía enfriarle el alma. Quería entender a estos padres. Después de todo, su único hijo tenía una enfermedad Terminal. Pero no era bueno tenerle en su clase.
Había otros 18 niños a los que debía enseñarles, y Jeremías sólo los distraía. Además, nunca aprendería a leer y escribir. ¿Por qué malgastar más tiempo con él?. Mientras pensaba en esto, comenzó a sentirse culpable. “Aquí estoy, lamentándome por mis problemas, que no son nada comparados con los de esa pobre familia”, pensó. Y también oró: “Señor, ayúdame a ser más paciente con Jeremías”. Y a partir de ese día trató verdaderamente de ignorar los ruidos que hacía el niño y las hojas en blanco de su cuaderno.
Un día, Jeremías caminó dificultosamente hasta el escritorio de su maestra, arrastrando su pierna inútil detrás de él. “La amo, Señorita”, exclamó lo suficientemente fuerte como para que toda la clase lo oyera. La maestra se puso roja, especialmente al ver los gestos que hacían los otros alumnos. Ella alcanzó a tartamudear: “Bue… bueno… es muy lindo lo que me dices, Jeremías. Ah… ahora, por favor vuelve a tu asiento…”
Pasó el tiempo, llegó la primavera, y los niños conversaban animadamente acerca de la proximidad de la Pascua. La maestra les contó la historia de Jesús, y para destacar la idea de que la vida renacería, entregó a cada uno de los niños un huevo grande de plástico, y les dijo: “Quiero que lo lleven a su casa, y mañana lo traigan con algo dentro que nos enseñe sobre la vida. ¿Entienden?” “SÍÍÍÍ, Señorita”, respondieron entusiasmado todos los niños, excepto Jeremías. Estaba escuchando atentamente, sus ojos no se quitaban del rostro de la maestra. Ni siquiera estaba haciendo sus ruidos habituales. ¿Habría entendido lo que ella dijo acerca de la muerte y la resurrección de Jesús? ¿Podría hacer la tarea? ¿Llamaría a sus padres para explicarles lo que Jeremías tenía que hacer?. Esa tarde tuvo que hacer muchas compras, planchar una blusa, preparar la cena, y se olvidó completamente de hacer esa llamada.
Al día siguiente, los 19 alumnos vinieron a clase. Reían y charlaban mientras ponían los huevos de plástico en la canasta vacía que estaba sobre el escritorio de su maestra. Y al finalizar el período de clases, llegó el momento de abrir los huevos.
En el primero, la maestra encontró una flor. “Oh, sí, una flor es señal de una nueva vida”, dijo. El siguiente huevo contenía una mariposa de plástico, que parecía real. Su comentario fue: “Todos sabemos que algunas orugas se convierten en mariposa. Sí, ésta también es una vida nueva”.
Después abrió otro huevo donde había una piedra cubierta de musgo. Y explicó que el musgo también era una muestra de vida.
A continuación abrió el cuarto huevo. Su respiración se hizo entrecortada ¡El huevo estaba vacío! “Seguramente debe ser de Jeremías”, pensó. “No habrá entendido mis instrucciones. Si no me hubiera olvidado de telefonear a sus padres…” Y como no quería que Jeremías se sintiera mal, lentamente puso el huevo a un lado y tomó otro.
Repentinamente Jeremías le dijo: “Señorita, ¿no va a hablar acerca del huevo que yo traje?” Nerviosa, le contestó: “Pero Jeremías, el huevo está vacío”. Y él, mirándole a los ojos le dijo suavemente: “Sí, pero también la tumba de Jesús estaba vacía”. Pareció que el tiempo se detenía. Y cuando pudo hablar nuevamente, la maestra le preguntó:
“¿Sabes por qué la tumba estaba vacía” “Oh, sí”, dijo Jeremías. “A Jesús lo mataron y lo pusieron allí. Pero Su Padre lo resucitó”.
Sonó la campana, y mientras los niños corrían hacia fuera, la maestra se puso a llorar, y el hielo de su corazón se derritió.
Jeremías murió tres meses después. Y los que concurrieron a su velatorio se sorprendieron al ver 19 huevos sobre su ataúd, y todos estaban vacíos.






23 comentarios:

  1. ¡Oh, esta historia es muy hermosa! Me conmovió muchísimo Miss, y me enseña también que Dios es capaz de todo, que si uno le pide un Don, o algo, él te lo dará para que obres bien para con tu prójimo; la verdad me encantó la historia. :)

    ResponderEliminar
  2. Alexandra Gongora1 de abril de 2013, 16:36

    Mis es una historia muy asombrosa ya que la maestra aprendio una buena leccion y Jeremias a pesar de todo logro demsotrar sus sentimientos y poder dar una buena enseñanza la cual dejo huella Dios es un ser maravilloso el siempre estara para nosotros cuidandonos guiandonos y amandonos sobre todas las cosas la historia fue muy bella!!

    ResponderEliminar
  3. AWWW!! MUY LINDA HISTORIA MISS, LA LEI CON MI MAMA Y TAMBIEN LE CONMOVIO A ELLA, LINDA HISTORIA, ME GUSTO MUCHO,OJALA QUE SIGA COLOCANDO HISTORIAS ASI MISS!!!

    ResponderEliminar
  4. miss! verdaderamente esta hermosa historia me conmovió mucho!. Hay algunas personas que no comprenden a los que padecen esta enfermedad, pero lo que no saben es que son las personas mas tiernas y nobles. Esta historia nos da un gran mensaje, el mensaje del amor y el entendimiento, la maestra no lo toleraba a Jeremias por ser diferente, sin embargo Jeremias supo ser mas sabio que la miss y le dió una gran lección, la profesora entendió que Jeremias a pesar de sus dificultades, dió un gran ejemplo de la historia de Jesus, la cual hizo que la profesora lo entendiera y se arrepintiera por haber sido injusta con él. Si se le pide a Dios que nos de sabiduría para poder entender a las personas y valor para ayudarlos, Dios nos lo concedera porque lo que él quiere para nosotros es que seamos personas de buen corazón, guiados por la senda del bien.

    ResponderEliminar
  5. Miss que linda historia, me la trajo a la memoria nuevamente pues ya la había escuchado, me gusta porque te pone a pensar de como Dios puede entrar en la mente del menos capacitado, como puede hacer milagros y sacar adelante a esta persona, lamentablemente Jeremías murió, pero para comenzar una nueva vida. También muestra como uno puede encontrar la paz y la solución a tus problemas mediante la oración como lo hizo la profesora. Rte. Valeria Cruz Rodriguez

    ResponderEliminar
  6. La historia estuvo muy linda,porque nos enseña que las personas que muchas veces creemos que tienen menos capacidad de entender nos dejan una gran reflexión o enseñanza,como el caso de Jeremías y su maestra,a la cual le deja una enseñanza sobre la Pascua.Rte.Paola Karymé Alcántara Alfaro.

    ResponderEliminar
  7. Que linda historia, no la hibia escuchando, me hizo reflexionar muchisimo, me gusto la historia me dio pena al final cuando Jeremias murio me dio mucha pena:( pero despues la historia esta buenisima pongan mas que es ta bien lindas. 2 "A"

    ResponderEliminar
  8. Esta historia es muy conmovedora, ya que me hizo reflexionar acerca de las personas que tienen algun problema mental o enfermedad terminal , algunas personas piensan que de nada sirve enseñarles cosas porque no van a vivir mucho tiempo o no captan como las demás personas, pero eso no cierto nosotros debemos tratarlos igual que a los demás , talvéz con mucho mas apoyo pero no despreciandolos♥

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. miss es muy bonita la historia ya que jeremías le enseño una gran leción ala maestra una lección que nuca se tienes que olvidar miss soy del 1ero b

    ResponderEliminar
  11. Miss esta historia me conmovió Jeremías le enseño a su profesora que todo en la vida se valora y el si podía ser como los demás niños, con la ayuda del SEÑOR todo se puede en esta vida solo se tiene que poner persistencia y paciencia. (3 A)

    ResponderEliminar
  12. ¡Miss esta historia está linda! Pues me ha enseñado que la verdadera esencia de las personas está en el interior y que con la ayuda del Señor todo se puede lograr, hasta lo imposible, sólo basta un poco de fe.

    ResponderEliminar
  13. Miss soy Ximena Mariños Legendre, esta historia es muy interesante pero al mismo tiempo triste porque al final Jeremías muere pero todo lo que vivió nos da una enseñanza a todos que a pesar de las dificultades que tengamos podemos salir adelante como lo hizo Jesús que al tercer día resucitó y dio la vida por nosotros. (2° "B" sec.)

    ResponderEliminar
  14. Miss , esta historia es muy linda y me hizo reflexionar demasiado . Me enseño a comprender , a valorarlos, poner en su lugar de las personas que padecen de una enfermedad o algo similar . Pero a pesar de eso , son personas muy tiernas y buenas , y para que ya no vuelva a pasar con lo que paso con la profesora de Jeremías , debemos apoyar a los niños con algún tipo de enfermedad y no debemos excluirlos , porque ellos también se sienten mal , ellos no podrán tener esa capacidad que tenemos nosotros , pero tienen un don maravilloso . 5"A" SEC

    ResponderEliminar
  15. Miss, esta historia es preciosa y nos invita a amar a todas las personas por igual así como Jesús nos ama a pesar de todo, el Señor siempre estará a nuestro lado ayudándonos, debemos apreciar a las personas que sufren alguna discapacidad física o mental porque son personas especiales y necesitan mucho cariño, es muy triste que Jeremías muriera pero dejo una gran lección a la maestra.

    ResponderEliminar
  16. Miss esta historia es muy triste, se demuestra el gran amor que le tenían sus padres a Jeremías y la esperanza del pequeño Jeremías de resucitar como lo hizo nuestro señor Jesucristo.(1°"b")

    ResponderEliminar
  17. Bonita historia pero un poco triste , la leccion que le diò Jeremìas a la maestra es muy bonita (1"B)

    ResponderEliminar
  18. QUE LINDA LA HISTORIA, PERO ES MUY TRISTE. LA PARTE QUE MAS ME GUSTA ES LA QUE SE MUESTRA EL AMORA POR LOS PADRES.
    ANDREA DIAZ VARGAS 1º"B".

    ResponderEliminar
  19. miss que interesante y hermosa su lectura,no enseña que debemos tener paciencia con los que sufren de esta enfermedad por que ellos son hamables y buenos con mosotros.

    ResponderEliminar
  20. Este relato nos enseña de que a veces la vida o el corazón de las personas se encuentran vacíos, ya que a veces juzgamos a las personas por su apariencia y no por sus sentimientos o buenos actos. Jesús nos enseñó que debemos amarnos los unos a los otros, sin juzgar nuestra apariencia o nuestros defectos.

    ResponderEliminar
  21. Mariacecilia Medina13 de abril de 2013, 19:37

    Miss esta historia me conmovió mucho y es demasiado hermosa, jeremías le enseño una gran lección a la profesora que prácticamente ella no lo toleraba porque hacia ruidos y creía que distraía a los demás niños, pero cuando le dijo eso lo de huevo ella se conmovió y aprendió que no por ser diferente no va a prender lo mismo :) le mando muchos saludos cuídese 3"A"

    ResponderEliminar
  22. MISS esta historia es preciosa y conmovedora se trata de la lección que le dio a su profesora aunque tenia esa enfermedad él entendía que Jesús resucito, que murió por nosotros y que está con nosotros.3°"A" IRINA GUZMAN CARRANZA

    ResponderEliminar